Para iniciar la conversación: 10 preguntas que los adolescentes hacen sobre las drogas y la salud

Imagen
Mother and teen girl viewing online resources together.
©iStock/pixdeluxe

En el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA), nuestro objetivo es ayudar a que las personas obtengan información precisa y con base científica sobre las drogas y la salud. Para facilitar una conversación sobre estos temas, hemos recopilado las 10 preguntas más frecuentes de los adolescentes extraídas de más de 118,000 consultas que recibimos de los jóvenes durante la Semana Nacional de Información sobre Drogas y Alcohol® (en inglés). Es posible que parte de esta información te sea desconocida, como lo fue para las muchas personas que preguntaron.

10. ¿Por qué la gente se droga si sabe que drogarse hace mal?

Cada día, tomamos decisiones que afectan nuestra salud. Las personas consumen drogas por muchos motivos diferentes: para enfrentar las dificultades de la vida, escaparse de la realidad, aliviar el dolor o tratar de "encajar" en un grupo, por nombrar solo unos pocos.  

Algunos saben que las drogas tienen un efecto negativo en la salud y en la vida, pero sin embargo les cuesta dejar de consumirlas. Eso ocurre porque el consumo repetido de drogas produce cambios en el cerebro que hacen que sea difícil dejar de consumirlas, incluso cuando alguien desea dejar de drogarse. Cuando esto ocurre, la persona tiene un problema que se conoce como trastorno por consumo de drogas. La adicción es una forma grave del trastorno por consumo de drogas.  

Todas las drogas adictivas hacen que el cerebro libere una sustancia química llamada dopamina. La dopamina normalmente se libera después de actividades placenteras y satisfactorias. Es una sustancia que hace que el cerebro recuerde las recompensas —como la comida o el sexo— y refuerza el deseo de buscar esa sensación nuevamente.  El consumo repetido de una droga inunda el cerebro con más dopamina, lo que puede modificar la manera en que el cerebro responde a la droga.  

Con el uso repetido, cada vez se necesita una cantidad mayor de la droga para producir el mismo efecto placentero. Cuando la droga no está disponible, las personas pueden experimentar los síntomas negativos de la abstinencia, que pueden incluir estrés, ansiedad, depresión y, a veces, síntomas físicos como sudor, vómitos o dolor.  La repetición del ciclo de consumo de la droga y abstinencia puede perturbar la función del cerebro al punto en que a la persona le puede resultar difícil sentir placer en su vida diaria.  En este punto, son muchos los que continúan consumiendo drogas para evitar el malestar que causa la abstinencia, no ya para buscar la euforia que sintieron alguna vez.

Afortunadamente, el tratamiento puede ayudar a que las personas con un trastorno por consumo de drogas puedan contrarrestar estos efectos perjudiciales y vivir una vida más saludable. Cuanto antes recibe tratamiento una persona, mayor es la oportunidad de recuperación.

Imagen
Ilustración de la liberación de dopamina en el cerebro.
NIDA
9. ¿Qué efectos tienen las drogas como Xanax® y Percocet®?

Xanax® y Percocet® son los nombres de marca de medicamentos recetados. Ambos pueden ayudar a tratar ciertos problemas médicos cuando se usan tal como lo indica el médico, pero existe la posibilidad de que se los use en forma indebida. Estas drogas afectan el cerebro en formas distintas:  

El Xanax®, o alprazolam, es un depresor recetado que ayuda a crear un efecto calmante. Muchas personas tienen problemas de ansiedad y les cuesta dormir; los depresores recetados pueden ayudar a tratar estos síntomas.   

El Percocet® se receta para tratar dolores intensos causados por lesiones graves o después de una operación quirúrgica. Contiene los analgésicos (calmantes) acetaminofeno (el mismo fármaco que se encuentra en Tylenol®) y oxicodona, que es un analgésico opioide. Los opioides afectan el circuito de recompensa del cerebro: causan euforia (la sensación de "high" de las drogas) e inundan el cerebro con el mensajero químico dopamina, el cual impulsa al cerebro a buscar la droga otra vez. 

Xanax® y Percocet® pueden causar efectos secundarios graves, incluso una sobredosis, si se toman en gran cantidad o se combinan con otras drogas. Las grandes dosis de acetaminofeno que se encuentran en Percocet® también pueden causar daños graves al hígado que pueden poner en peligro la vida. Si te recetan estos medicamentos, sigue cuidadosamente las instrucciones del médico y no los compartas con nadie.

Imagen
Ilustración de los  medicamentos Xanax® y Percocet®
NIDA
8. ¿Qué son las sales de baño?

Cuando los adolescentes nos preguntan sobre sales de baño, entendemos que probablemente no se están refiriendo a las sales Epsom para tomar un baño relajante en la bañera. Están hablando de catinonas sintéticas, que son estimulantes fabricados en un laboratorio. Las sales de baño y otras drogas similares generan un elevado estado de alerta y aumentan la frecuencia cardíaca y respiratoria. Muchas personas buscan estas drogas porque las ven como una alternativa menos costosa a estimulantes como la metanfetamina y la cocaína.  

Las sales de baño pueden causar intoxicación grave, alucinaciones, paranoia, ataques de pánico y adicción. También pueden producir efectos graves de salud, entre ellos deshidratación y problemas en los riñones. Otro peligro de tomar estas drogas sintéticas es que pueden contener otras sustancias con sus propios efectos perjudiciales, que incluyen la sobredosis con riesgo de muerte. 

Las sales de baño por lo general son un polvo blanco o con apariencia de cristal que se consume de varias formas, si bien la aspiración y la inyección aumentan el riesgo de sufrir efectos perjudiciales. 

A pesar de los riesgos que representan para la salud, algunas de estas drogas se venden legalmente, en tiendas o por internet, en pequeñas bolsitas de plástico o de papel de aluminio con la inscripción "Not for human consumption" (no apto para el consumo humano). Además del término bath salts (sales de baño), las catinonas sintéticas a veces se etiquetan como plant food (alimento para plantas), research chemicals (sustancias químicas de investigación) o glass cleaner (limpiavidrios). 

Imagen
Foto de un paquete de catinonas sintéticas conocidas como “sales de baño”.
NIDA
7. ¿Es posible volverse adicto a los medicamentos para el trastorno por déficit de atención e hiperactividad?

Muchos adolescentes que reciben un diagnóstico de trastorno por déficit de atención e hiperactividad, o TDAH, toman estimulantes recetados como Adderall® o Ritalin® para ayudar a controlar los síntomas. Cuando estos medicamentos se toman tal como lo indica el médico, pueden ser seguros y útiles y el riesgo de adicción es muy bajo. Si tu médico te receta estimulantes, es importante seguir las instrucciones y conversar sobre cualquier preocupación sobre adicción o dependencia.  

A veces, las personas que no tienen TDAH toman medicamentos como Adderall® o Ritalin® porque buscan sentir un "high" o colocón, o quieren estar despiertas más tiempo, o buscan concentrarse mejor mientras estudian. Según la encuesta anual Monitoring the Future (en inglés) sobre el consumo de drogas entre los adolescentes, entre 2015 y 2020 hubo un aumento importante en el uso indebido del medicamento Adderall® para el TDAH entre estudiantes de 8.o grado.  

Esto puede ser especialmente perjudicial porque las personas a menudo toman estos medicamentos en dosis más altas o con un método de administración distinto al indicado. El uso indebido de medicamentos para el TDAH puede causar dolores de cabeza, náuseas, ansiedad y problemas para dormir. El consumo indebido de estimulantes recetados también puede llevar a la adicción. Estas drogas también pueden causar paranoia, hacer que la temperatura del cuerpo se eleve a niveles peligrosamente altos y aumentar mucho la frecuencia cardíaca. Si bien los estimulantes pueden ayudar con la falta de concentración de algunas personas, también pueden disminuir otras habilidades, como el pensamiento creativo.

Imagen
Gráfico del aumento del uso indebido de Adderall® el año anterior en estudiantes de 8.o grado entre 2015 y 2020.
NIDA
6. ¿Es malo vapear si solo se vapean saborizantes?

El vapeo de saborizantes puede ser malo. Las investigaciones demuestran que muchos adolescentes y jóvenes no saben que los saborizantes que usan en realidad pueden contener nicotina, un compuesto adictivo que se encuentra en el tabaco. Muchos productos de vapeo también contienen propilenglicol, glicerina, saborizantes químicos y otros compuestos que tienen efectos desconocidos sobre la salud. Entonces, las personas que vapean —incluso si vapean solo saborizantes— pueden inhalar e ingerir sustancias químicas potencialmente dañinas. 

Un estudio reveló que los estudiantes que ya habían usado algún tipo de cigarrillo electrónico antes de ingresar a 9.o grado tenían más probabilidades que otros de comenzar a fumar cigarrillos y otros productos de tabaco en un plazo de un año. Y sabemos que fumar cigarrillos es una de las principales causas de cáncer y otras enfermedades. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) (en inglés), los cigarrillos causan más de 480,000 muertes prematuras cada año, ya sea por fumar o por exposición al humo de segunda mano (exposición pasiva). Esto representa alrededor de una de cada cinco muertes en Estados Unidos, o 1,300 muertos por día.   

Otros productos de vapeo también pueden causar daño. En 2020, miles de personas se enfermaron y docenas murieron por una enfermedad llamada EVALI —el nombre se deriva del inglés, "e-cigarette or vaping-use associated lung injury"—, una lesión pulmonar asociada con el vapeo o el uso de cigarrillos electrónicos. El acetato de vitamina E, un aditivo que se encuentra en ciertos productos de vapeo que contienen THC, está fuertemente vinculado con esta enfermedad. Cuando se calienta y se inhala, el acetato de vitamina E puede causar daño en los pulmones.    

Imagen
Gráfico del aumento del vapeo diario o casi diario de nicotina entre estudiantes de 8.o, 10.o y 12.o grado.
NIDA
5. ¿Cómo puedo ayudar a alguien que no puede dejar de consumir drogas? ¿Cómo puedo ayudar si la persona no quiere que la ayuden?

Apoyar a un ser querido que lucha contra el consumo de drogas puede ser difícil, tanto para las personas adultas como para los adolescentes. Este proceso puede ser especialmente complicado cuando alguien se niega a recibir ayuda. Aunque no tengas control sobre el consumo de drogas de otra persona, hay ayuda disponible para manejar la forma en que ese consumo te afecta a ti. 

La Administración de Servicios para el Abuso de Sustancias y la Salud Mental (SAMHSA) (en inglés) opera la línea nacional de ayuda 1-800-662-HELP (4357). Este es un servicio gratuito y confidencial de información y derivación para tratamiento que funciona las 24 horas, todos los días del año, y está disponible en inglés y en español. SAMHSA tiene recursos en línea para las familias que están lidiando con trastornos mentales y de consumo de drogas (en inglés) y también provee un buscador confidencial de tratamiento (en inglés). 

Si alguien ha sufrido una sobredosis o está atravesando una crisis de salud mental u otra emergencia, llama al 9-1-1.  

Imagen
Foto de una adolescente y lista de señales que indican el consumo de drogas.
NIDA
4. Si una mujer embarazada se droga/fuma/bebe alcohol, ¿qué le sucede al bebé?

El embarazo es un momento importante para mantener o adoptar conductas saludables. Décadas de investigación demuestran que la exposición a ciertas sustancias puede presentar riesgos para la salud de la madre y el bebé. Muchas drogas —entre ellas los opioides, el alcohol y los estimulantes— se han vinculado a daños en el feto en desarrollo. Si la madre consume drogas o está expuesta a ciertas sustancias, puede aumentar el riesgo de un aborto espontáneo y es posible que sufra migrañas, convulsiones o presión arterial elevada. Un estudio de 2013 (en inglés) halló que el riesgo de que el bebé nazca muerto fue 2 a 3 veces mayor en las mujeres cuyo análisis de sangre mostró exposición al tabaco, y alrededor de 2 veces mayor en las mujeres cuyo análisis de sangre mostró exposición al cannabis, estimulantes o analgésicos recetados.2 Las mujeres embarazadas deben evitar beber alcohol y deben consultar con el médico antes de utilizar cualquier medicamento o droga.

Imagen
Foto del abdomen de una mujer embarazada.
NIDA
3. ¿La marihuana se puede usar como medicina?

Si bien el uso medicinal de la marihuana es legal en muchos estados, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) no ha determinado que la planta de marihuana sea segura y eficaz para tratar ninguna enfermedad o trastorno y no la ha aprobado como medicamento.   

A pesar de que la planta de marihuana no está aprobada como medicamento, la FDA ha aprobado formulaciones de dos de los componentes de la marihuana —THC y CBD— como medicina para trastornos específicos. El THC (delta-9-tetrahidrocannabinol) es el responsable de la euforia o "high" que causa la marihuana, el efecto adictivo de la droga. El CBD (cannabidiol) no produce euforia y no se ha demostrado que cause adicción. 

El CBD derivado de la planta de marihuana ha sido aprobado para tratar las convulsiones asociadas con trastornos específicos, y el THC creado en laboratorios ha sido aprobado para ayudar con el apetito en las personas con SIDA y tratar las náuseas asociadas con la quimioterapia para las personas con cáncer. Si bien no está disponible en Estados Unidos, en varios países se ha aprobado una combinación de CBD y THC derivado de la planta para tratar algunos síntomas de la esclerosis múltiple.  

Los Institutos Nacionales de la Salud (NIH), incluido el NIDA, continúan apoyando la investigación de los posibles usos medicinales de la marihuana y sus componentes. De todos modos, en la actualidad se están comercializando productos de marihuana (incluso CBD) como tratamientos para muchos trastornos para los que no hay pruebas —o no hay pruebas suficientes— de que sean seguros o eficaces.

The National Institutes of Health, including NIDA, continue to support research on the potential medical uses of marijuana and its components. Currently, however, marijuana products (including CBD) are being marketed as treatments for many conditions for which there is insufficient or no evidence of their safety or effectiveness.

Imagen
Ilustración de cómo los compuestos químicos THC y CBD afectan el cerebro en forma diferente.
NIDA
2. ¿Qué causa más hábito, fumar cigarrillos o vapear nicotina?

La nicotina, en cualquiera de sus formas, es sumamente adictiva, y muchas personas que comienzan usando un tipo de nicotina pasan después a consumirla en alguna otra forma.  

La encuesta Monitoring the Future de 2020 del NIDA reveló que la cantidad de adolescentes que dicen que vapean nicotina se ha estabilizado, aunque continúa siendo alta. La cantidad de adolescentes que dijeron que habían fumado cigarrillos en el último mes se redujo significativamente desde mediados de la década de 1990 y está ahora en su nivel histórico más bajo o cerca de su nivel más bajo. Dado que tanto fumar como vapear son muy adictivos, es recomendable hablar con un médico cuando se intenta dejar esos hábitos. Una buena estrategia es no comenzar nunca.   

Imagen
El gráfico de la izquierda muestra que el consumo de cigarrillos el mes anterior disminuyó entre los adolescentes en los últimos 10 años. El gráfico de la derecha muestra que el vapeo diario o casi diario de nicotina es mayor que el consumo de cigarrillos entre los adolescentes en 2020.
NIDA

Y la pregunta que con más frecuencia nos hacen los adolescentes es...  

1. ¿Cuál es la peor droga?

Es natural querer saber qué es mejor o peor, bueno o malo. Por eso es que nos gustan esos tipos de listas. Pero en el caso de las drogas y el alcohol, no hay una droga que sea la “peor", del mismo modo que no hay una droga que sea la "mejor".  

Las drogas no se definen como más dañinas o menos dañinas. Todas las drogas tienen el potencial de producir efectos negativos en la salud o llevar a una situación peligrosa a corto o a largo plazo. El hecho de que una droga cause un problema grave de salud—como una sobredosis que pone en peligro la vida—puede depender de la cantidad de droga que usa una persona y la forma en que la consume, entre otros factores.  

Sin embargo, algunas drogas son tan potentes que una persona puede sufrir una sobredosis que pone en peligro su vida la primera vez que las consume. Por ejemplo, el opioide sintético fentanilo es 100 veces más potente que la morfina y 50 veces más potente que la heroína. Como el fentanilo a menudo se mezcla con otras drogas —como heroína, cocaína, metanfetamina y MDMA (Molly)—, es posible ingerir cantidades desconocidas de fentanilo sin saber que se lo está ingiriendo, lo cual puede causar sobredosis. Las drogas potentes que se inyectan pueden ser especialmente peligrosas porque llegan más directamente al cerebro que cuando se ingieren o se inhalan. La inyección también presenta el riesgo de lesiones e infección. 

Similarmente, algunas drogas se asocian más frecuentemente (en inglés) con la adicción y la dependencia que otras. Por ejemplo, más de la mitad de las personas que fuman cigarrillos con regularidad cumplen con el criterio que define el trastorno por consumo de tabaco, mientras que solo una de cada once personas que consumen marihuana (cannabis) con regularidad cumple con el criterio que define un trastorno por consumo de cannabis. Algunas drogas afectan el cerebro más que otras. Las investigaciones han demostrado que la metanfetamina, en particular, puede dañar células y estructuras cerebrales y causar problemas de memoria y emoción a largo plazo. 

Ciertas enfermedades mentales (en inglés) o físicas, al igual que el historial familiar de salud, también influyen en las probabilidades de que una persona se vuelva adicta o tenga algún otro efecto de salud negativo por consumir drogas. La edad es un factor especialmente importante al calcular los riesgos del consumo de drogas. Como el cerebro continúa desarrollándose hasta alrededor de los veinticinco años (en inglés), los adolescentes y adultos jóvenes tienden a ser más vulnerables a los efectos negativos de muchas drogas. Todo esto quiere decir que ciertas sustancias pueden representar riesgos diferentes para distintas personas en distintas situaciones.  

A juzgar por las cifras, la determinación de cuál es la droga más letal también depende de la perspectiva. 

Se estima que en Estados Unidos murieron 70,630 personas a causa de la sobredosis de alguna droga en 2019. Las drogas que se asociaron más comúnmente con esas sobredosis fatales fueron los opioides sintéticos, entre ellos el fentanilo, un opioide sintético extremadamente potente. 

Sin embargo, los efectos a largo plazo de fumar cigarrillos son responsables de más de 480,000 muertes por año, es decir, alrededor de 1,300 muertes por día.  

Y el alcohol es la sustancia que se relaciona con más frecuencia con accidentes automovilísticos fatales. En 2019, murió aproximadamente una persona cada 52 minutos en accidentes causados por conducir después de haber bebido alcohol.  

En definitiva, no es fácil definir cuál es la "peor" droga, y es importante comprender los riesgos de cada una. El NIDA apoya la investigación para ayudarnos a entender los efectos de las drogas en el cerebro, cómo evitar que las personas comiencen a consumir drogas y cómo ayudar a quienes tienen un trastorno por consumo de drogas. 

Imagen
El gráfico muestra la cantidad de personas que murieron por fumar cigarrillos, en accidentes automovilísticos relacionados con el consumo de alcohol y por sobredosis en Estados Unidos.
NIDA

Referencias

  1. Leventhal AM, Strong DR, Kirkpatrick MG, et al. Association of electronic cigarette use with initiation of combustible tobacco product smoking in early adolescence. JAMA. 2015;314(7):700-707. doi:10.1001/jama.2015.8950
  2. Eunice Kennedy Shriver National Institute of Child Health and Human Development.
    https://www.nichd.nih.gov/news/releases/pages/121113-stillbirth-drug-use.aspx. Published December 11, 2013. Accessed January 31, 2018.
  3. Centers for Disease Control and Prevention, Office on Smoking and Health. Smoking and Tobacco Use, Fast Facts.
    https://www.cdc.gov/tobacco/data_statistics/fact_sheets/fast_facts/index.htm#:~:text=Cigarette%20smoking%20is%20responsible%20for,or%201%2C300%20deaths%20every%20day.&text= On%20average%2C%20smokers%20die%2010%20years%20earlier%20than%20nonsmokers.
  4. United States Department of Transportation, National Highway Traffic Safety Administration. Risky Driving, Drunk Driving.
    https://www.nhtsa.gov/risky-driving/drunk-driving
  5. Hedegaard H. Miniño AM, Warner M. Drug overdose deaths in the United States, 1999-2019. NCHS Data Brief, no 394. Hyattsville, MD: National Center for Health Statistics. 2020.
    https://www.cdc.gov/nchs/products/databriefs/db394.htm#:~:text=In%202019%2C%2070%2C630%20 drug%20overdose,standard%20population%20(Figure%201) Accessed March 2021