Puntos destacados

  • El término “kratom” comúnmente se refiere a una sustancia herbal que puede producir efectos similares a los de los opioides y los estimulantes. Actualmente, el kratom y los productos con kratom son legales y accesibles en muchas áreas, si bien agencias estadounidenses e internacionales continúan evaluando la evidencia que va surgiendo sobre su consumo a fin de orientar las normativas sobre el kratom.1
  • Mientras que la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) no ha aprobado ningún uso para el kratom, las personas reportan el consumo de kratom para controlar los síntomas de la abstinencia de drogas y el deseo de consumir drogas (especialmente opioides), el dolor, la fatiga y problemas de salud mental.2,3,4 El NIDA financia y realiza investigaciones para evaluar los posibles usos medicinales del kratom y los compuestos químicos relacionados.
  • El NIDA también financia investigaciones para comprender mejor la inocuidad y los efectos del consumo de kratom en la salud. Se han reportado efectos poco comunes, pero graves, en personas que consumen kratom, entre ellos problemas psiquiátricos, cardiovasculares, gastrointestinales y respiratorios.1,5 En comparación con las muertes causadas por otras drogas, la cantidad de muertes asociadas con productos de kratom es muy pequeña, y casi todos los casos incluyeron otras drogas o contaminantes.1,6,7,8,9,10

Encuentre más recursos sobre el kratom (en inglés)