La confiscación de pastillas con fentanilo por parte de las autoridades aumentó drásticamente entre 2018 y 2021

Una investigación financiada por los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) destaca la creciente y peligrosa tendencia, particularmente para quienes se inician en el consumo de drogas

Imagen
Peatones en una calle urbana.
Foto: ©Getty Images/georgeclerk

Según revela un nuevo estudio, la confiscación por parte de las autoridades de pastillas que contienen fentanilo ilícito aumentó drásticamente entre enero de 2018 y diciembre de 2021. Además, hubo un aumento de casi 50 veces en la cantidad de pastillas individuales confiscadas por las autoridades desde el primer trimestre de 2018 hasta el último trimestre de 2021, y la proporción de las pastillas con relación al total de confiscaciones creció más del doble; a fines de 2021, las pastillas representaron más del 25% de las confiscaciones de fentanilo ilícito. El estudio también indicó un aumento en la cantidad de confiscaciones de polvo con fentanilo en ese período. 

Este estudio, publicado hoy en Drug and Alcohol Dependence, fue financiado por el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA), el cual forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH). De acuerdo con los datos más recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), Estados Unidos marcó un récord en la cantidad de muertes por sobredosis registradas hasta el momento, con una cantidad estimada de casi 106,000 personas fallecidas a causa de una sobredosis de drogas en los doce meses que concluyeron en octubre de 2021. Este aumento está principalmente impulsado por el fentanilo ilícito y otros opioides sintéticos.  

El fentanilo ilícito es sumamente potente, de fabricación económica y fácil de transportar, lo que lo convierte en un narcótico rentable. Si bien algunas personas pueden buscar fentanilo ilícito en forma premeditada, muchas otras no saben que la droga que están consumiendo –incluso heroína, cocaína, metanfetamina o benzodiacepinas– puede, en realidad, ser fentanilo o haber sido adulterada o contaminada con fentanilo. Dado que el fentanilo es aproximadamente 50 veces más potente que la heroína y que apenas dos miligramos pueden ser letales, consumir una droga que ha sido adulterada con fentanilo puede aumentar enormemente el riesgo de sobredosis. 

“El aumento de las pastillas ilícitas que contienen fentanilo señala un nuevo y cada vez más peligroso período en Estados Unidos”, dijo la Dra. Nora D. Volkow, directora del NIDA. “Con frecuencia, esas pastillas las consumen o aspiran personas que son más ingenuas con respecto al consumo de drogas y tienen menos tolerancia. Cuando una pastilla está contaminada con fentanilo, como sucede ahora con frecuencia, es muy fácil que se produzca la intoxicación”.

El fentanilo en polvo fabricado ilícitamente ha sido un adulterante conocido de las drogas desde 2013, pero, por la mayor parte, se desconocía la medida en que el fentanilo se encuentra en las pastillas falsificadas. Para responder este interrogante, un equipo encabezado por el Dr. Joseph J. Palamar, Ph.D., M.P.H., profesor adjunto en NYU Grossman School of Medicine y coinvestigador en el Sistema Nacional de Advertencia Temprana sobre las Drogas (NDEWS) —un sistema financiado por el NIDA—, analizó información sobre las confiscaciones de drogas realizadas por las autoridades. Los datos correspondientes al período enero 2018-diciembre 2021 se obtuvieron del programa High Intensity Drug Trafficking Areas (HIDTA), un programa de subsidios orientado a reducir el tráfico y el uso indebido de drogas administrado por la Oficina de la Política Nacional de Control de Drogas (ONDCP), en el cual la Administración para el Control de Drogas (DEA) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) desempeñan una función activa. 

Al comparar los datos del primer trimestre de 2018 con el último trimestre de 2021, el equipo de investigadores halló que la cantidad de confiscaciones de pastillas con fentanilo aumentó de 68 a 635, y la cantidad total de pastillas individuales confiscadas por las autoridades aumentó de 42,202 a 2,089,186. Las confiscaciones de polvo con contenido de fentanilo también aumentaron de 424 a 1,539, y el peso total del polvo confiscado aumentó de 298.2 kg a 2,416.0 kg. 

Imagen
Cantidad de pastillas con fentanilo confiscadas por las autoridades en U.S.: 2018 290,304; 2019 1,572,731; 2020 4,149,037; 2021 9,649,551

A diferencia de la mayoría de los sistemas de vigilancia y encuestas de datos, que pueden llevar retrasos de un año o más, los datos del programa HIDTA se publican trimestralmente, lo que permite la evaluación casi en tiempo real. El HIDTA también distingue entre la presencia de fentanilo en pastillas y en polvo. Por lo tanto, el análisis de estos datos puede ayudar a identificar tendencias en la disponibilidad de sustancias ilícitas y actuar como una especie de sistema de advertencia temprana a fin de redirigir con mayor rapidez la educación de salud pública o los recursos de intervención.

Los datos del HIDTA no diferencian entre el fentanilo y sus análogos, y tampoco estiman la cantidad de fentanilo contenida en las sustancias confiscadas; no obstante, dada la pequeña cantidad necesaria para producir una sobredosis, los autores señalan que la presencia de cualquier cantidad de fentanilo es un indicador importante de riesgo de sobredosis. Las personas que compran drogas falsificadas —como oxicodona, hidrocodona o benzodiacepinas ilícitas— pueden correr el riesgo de exponerse accidentalmente al fentanilo, lo que está asociado con un mayor peligro de muerte por sobredosis. Además, es menos probable que quienes consumen este tipo de pastillas tengan una tolerancia establecida a los opioides, y cuando se suman los efectos sedantes de las benzodiacepinas y los opioides no derivados del fentanilo, el riesgo de sobredosis y muerte puede ser aún mayor.

“Por primera vez podemos ver este rápido aumento de pastillas adulteradas con fentanilo, una señal de advertencia sobre el peligro cada vez mayor de efectos dañinos para una población que posiblemente tiene menos experiencia con los opioides”, dijo el Dr. Palamar. “Es incuestionable que necesitamos más estrategias de mitigación de daños, como la distribución de naloxona y de tiras reactivas para la detección de fentanilo, además de una educación generalizada sobre los riesgos de las pastillas que no provienen de una farmacia. El mensaje apremiante aquí es que las pastillas que se obtienen en forma ilegal pueden contener fentanilo”.

Los investigadores resaltan el hecho de que los índices de confiscación de drogas no miden en forma directa la disponibilidad real de las drogas. No obstante, el aumento en la confiscación de drogas relacionadas con el fentanilo coincide con el aumento de los índices de muertes por sobredosis relacionadas con los opioides sintéticos. Esta información también corrobora datos del Sistema Nacional de Información de Laboratorios de la Administración para el Control de Drogas (DEA NFLIS), que muestran un aumento constante en las confiscaciones de fentanilo en años recientes, incluso en las primeras etapas de la pandemia de COVID-19. Para consultar otros informes e investigaciones de NDEWS, visite https://ndews.org/

“Para abordar la crisis de sobredosis, es necesario contar con datos de alta calidad del monitoreo de drogas en tiempo real a fin de orientar la respuesta de salud pública”, dijo la Dra. Linda B. Cottler, Ph.D., M.P.H, investigadora de NDEWS y última autora en el estudio. “Al recopilar información sobre las tendencias en el consumo de drogas y compartirla, como hacemos a través de nuestro programa NDEWS que financia el NIDA, buscamos guiar las estrategias para frenar la crisis de sobredosis de hoy, y a la vez mantener la vista en el horizonte a fin de prepararnos para los problemas de mañana”.   

Reference: JJ Palamar, et al. Trends in seizures of powders and pills containing illicit fentanyl in the United States, 2018 through 2021Drug and Alcohol Dependence. DOI: 10.1016/j.drugalcdep.2022.109398 (2022).

Acerca del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas (NIDA): El NIDA forma parte de los Institutos Nacionales de la Salud, una dependencia del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. El NIDA patrocina la mayor parte de la investigación mundial sobre el impacto que el consumo de drogas y la drogadicción tienen sobre la salud. El Instituto conduce una gran variedad de programas para orientar políticas, mejorar la práctica y avanzar en el conocimiento científico de la adicción. Para obtener más información sobre el NIDA y sus programas, visite www.nida.nih.gov.

Acerca de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH): Los Institutos Nacionales de la Salud, el organismo nacional de investigación médica, comprenden 27 institutos y centros y forman parte del Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos. El NIH es el principal organismo federal que conduce y respalda la investigación médica básica, clínica y traslacional, y está trabajando en la investigación de las causas, los tratamientos y la cura de enfermedades, tanto comunes como infrecuentes. Para obtener más información sobre los Institutos Nacionales de la Salud y sus programas, visite www.nih.gov.

NIH…Turning Discovery Into Health®